Del escritorio del Padre José Castillo

Queridas Hermanas y Hermanos en Jesucristo,

 

Que el amor de Dios reine en sus vidas para siempre. Las palabras que Mateo pone en boca de Jesús nos obligan a dar otro rostro a la Iglesia de hoy. Una determinada forma de actuar decide claramente si pertenecemos o no a la Iglesia de Jesús. Hoy Mateo nos diría que la fidelidad al Maestro y al Reino de Dios no es compatible con la fidelidad a nuestro modo de vida actual, en el que la ganancia económica de unos pocos está por encima de todo y a costa de la vida de muchísimas personas en nuestro planeta.Quien prefiera guardar fidelidad a este mundo de la producción y del consumo, que convierte todo en mercancía, que expolia sin medida a la naturaleza y que deja a millones de personas en el más absoluto desamparo, tendrá que preguntarse seriamente, ante las palabras de Jesús, si esta fidelidad es compatible con guardarle fidelidad a Él y al Reino de Dios.

Quien prefiera guardar fidelidad a este mundo de la producción y del consumo, que convierte todo en mercancía, que expolia sin medida a la naturaleza y que deja a millones de personas en el más absoluto desamparo, tendrá que preguntarse seriamente, ante las palabras de Jesús, si esta fidelidad es compatible con guardarle fidelidad a Él y al Reino de Dios.

 

Les quiero dar gracias por estos 24 años sirviéndole a Dios juntos – juntas. Ustedes han sido una bendición de Dios en mi ministerio sacerdotal. Oren por mi salud y yo haré lo mismo por ustedes. Los amor por siempre! Cuando llegué acá hace años les cante este hermoso cantico que refleja lo que he hecho en esta comunidad con el Obispo Gilberto Chávez y los demás sacerdotes, diáconos y el staff de OLMC.

 

El peregrino

1. Un día por las montañas apareció un peregrino, apareció un peregrino.

Se fue acercando a las gentes acariciando a los niños, acariciando a los niños.

IBA DICIENDO POR LOS CAMINOS: AMIGO SOY, SOY AMIGO.

 

2. Sus manos no empuñan armas, sus palabras son de vida, sus palabras son de vida.

Y llora con los que lloran y comparten la alegría, y comparten la alegría.

IBA DICIENDO POR LOS CAMINOS: AMIGO SOY, SOY AMIGO.

 

3. Comparte el pan con los hombres, a nadie niega su vino, a nadie niega su vino.

Y está junto a los que buscan, y consuela a los mendigos, y consuela a los mendigos.

IBA DICIENDO POR LOS CAMINOS: AMIGO SOY, SOY AMIGO.

 

4. Y los hombres que lo vieron contaban a sus vecinos, contaban a sus vecinos:

Hay un hombre por las calles que lleva la paz consigo, que lleva la paz consigo.

IBA DICIENDO POR LOS CAMINOS: AMIGO SOY, SOY AMIGO.

© 2020 by Our Lady of Mount Carmel, San Ysidro. All rights reserved