© 2020 by Our Lady of Mount Carmel, San Ysidro. All rights reserved

Del escritorio del Padre José Castillo

Queridas Hermanas y Hermanos en Jesucristo, La Palabra de Dios nos trae lindos mensajes para meditar, te invito a que oremos sobre lo que nos dice Dios en su Palabra. Quizás por demasiado tiempo, en la Iglesia, se nos han recordado más los pecados personales que los sociales, y de aquellos, mucho más los que tenían que ver con la “carne”, olvidando los males que afectan a nuestro entorno y a quienes nos rodean, aquellos comportamientos que tienen que ver, por ejemplo, con el bolsillo o la vida social, en general. De eso es muy responsable el ministerio ordenado pero también lo somos las personas creyentes, mayores de edad, que hemos vivido nuestra vida de fe muchas veces a una gran distancia de nuestras relaciones interpersonales y sociales.

 

La liturgia de este domingo puede ser una herramienta que nos ayude a agrandar un poco nuestra mirada y a hacer una reflexión un poco más amplia de cómo nos comportamos en la vida cotidiana. Otro elemento que deberíamos tener en cuenta, sin dilación, es la Doctrina Social de la Iglesia, “tan doctrina” como el resto y que, sin embargo, hemos dejado de lado con tanta facilidad. Con razón algunos la llaman “la gran olvidada”. El papa Francisco ha hecho reverdecer este árbol de la Doctrina Social con algunos de sus textos, especialmente en la exhortación apostólica con la que abrió, y de alguna forma quiso marcar su pontificado, Evangelii gaudium (La alegría del evangelio); y con su encíclica “verde”, Laudato si’ (Alabado seas).

 

En la primera nos recuerda que: «El kerygma tiene un contenido ineludiblemente social: en el corazón mismo del Evangelio está la vida comunitaria y el compromiso con los otros. El contenido del primer anuncio tiene una inmediata repercusión moral cuyo centro es la caridad» (EG 177).

 

Les agradezco por sus oraciones, sus horas de servicio en bien de la Parroquia, y por su apoyo financiero. El diezmo es donar una hora de lo que ganas de salario a la semana, con eso pagamos los gastos de la Parroquia. Dios les multiplique en muchas bendiciones en todo.

 

1. ¿Eres responsable de los compromisos sociales que nos pide el Evangelio de Jesucristo?

2. ¿Das el diezmo a tu parroquia cada semana, una hora de lo que ganas en tu trabajo o lo que produce tu empresa?